miércoles, 15 de diciembre de 2010

Capítulo 2: Experimentando (8)

Intento despertar a Sarah dándole unos toques con la mano en la cara. No parece reaccionar… El nivel del agua sigue subiendo, ya moja la suela de mis tenis y los pies de ella.

Será mejor sacarla de aquí.

Con cuidado y algo de desconfianza, por lo extraño de la situación, la levanto y la llevo con cierta dificultad hasta las escaleras. Llevar a una persona inconsciente es más difícil de lo que pensaba. La voy subiendo poco a poco, parando para descansar cada par de escalones (no quiero que se golpee).

El agua parece ascender cada vez más rápido. Pese a haber subido ya la mitad de las escaleras de la playa, ya la tengo a la altura de mis rodillas, dificultándome aún más el transportar a Sarah. Además está terriblemente fría, comienzo a sentir como si se me clavasen agujas en los gemelos.

Playa Nocturna

Más vale que esto sea una pesadilla, porque esta especie de tsunami a este paso va a acabar con nosotros.

- ¡Sarah, despierta! ¡¡Despierta!!

Cuando llego al paseo, el agua ya me llega casi a la cintura, apenas siento las piernas y ante mí veo las calles cada vez más inundadas.

Decido aprovechar el agua para cambiar la postura y así poder llevarla más cómodamente, además el frío tal vez me ayude a despertarla. La bajo lentamente y agarrando los brazos me la paso a la espalda. La humedad de su pijama me empapa completamente hasta el cuello y me gotea por el pecho haciéndome tiritar por momentos…

En pocos segundos estoy agarrando sus brazos alrededor de mi cuello, para mantener la cabeza por encima del agua, mientras sigo avanzando intentando llegar a mi edificio antes de que la entrada quede cubierta. Ella sigue sin despertar, pero al menos ahora me cuesta mucho menos llevarla, lo que me ralentiza es el agua, que ya me llega a medio abdomen.

Ya falta poco, 20 metros y ya llegaré al escalón del portal… El agua ya me llega al pecho… me cuesta respirar por el frío, y tengo que utilizar toda mi fuerza de voluntad para que se muevan mis piernas, ya insensibles, dormidas por la hipotermia.

A 5 pasos del portal… ya no logro avanzar, el agua me llega al cuello y ya sólo puedo concentrarme en mantenerme en equilibrio, resistiendo la leve corriente del agua con mis piernas entumecidas mientras mantengo su cabeza fuera del agua.

De pronto su cabeza se gira, me habla a la nuca…

- Quizás no seas una mala compañía…

No reconozco la voz, es algo más suave, pero a la vez tiene un cierto tono carente de emoción. Tirando de sus brazos la paso para delante… Su cara no es lo que esperaba ver. Sus facciones me resultan ahora borrosas, tal vez por el frío de mi cuerpo, que empieza a afectar a mi vista, pero sus ojos son de un azul plateado que me resulta lejanamente familiar. No es Sarah.

- ¿Quién… eres? ¿Qué… está… pasando…?

El agua deja de ascender. El frío es tal que ya apenas siento nada… poco a poco me va envolviendo la fría oscuridad…

6 comentarios:

dovaleac dijo...

dios, el despertar onirico ha vuelto... por cierto, alrededor es todo junto xD

DacrioS.PSombra dijo...

Si ya lo dudé mientras lo escribía, pero como no me lo puso como falta...

dovaleac dijo...

lo q si es q se hace un poco chungo de seguir despues de tanto tiempo xD. si fuera una serie se podia hacer un "en capitulos anteriores..." pero aki no, es una pena

DacrioS.PSombra dijo...

Hombre, precisamente aquí cualquiera puede leer los capítulos anteriores.

Skale Saverhagem dijo...

y digo yo, ¿cómo dejaste de escribir esto? no me digas que acaba así xD

Severino Pérez Santiago dijo...

Puff. Pues no, evidentemente no acaba así. Supongo que todo viene a raíz de tener bastante menos tiempo que antes, pero no descarto continuarlo (creo que aún tengo por ahí notas de lo que tenía que ir pasando con cada personaje...).