lunes, 30 de noviembre de 2009

Capítulo 2: Experimentando (7)

Ya me encuentro cerca del final del paseo, hacia la Torre de Hércules, y no veo a nadie. Doy media vuelta y empiezo a andar hacia el otro extremo.

De pronto me parece ver un brillo a lo lejos. Apago la linterna… Efectivamente, al fondo, en la última bajada del paseo a la playa, surge algo de iluminación.

Vuelvo a encender la linterna, pero la apunto directamente al suelo, para no cegarme y perder de vista el brillo, y acelero el paso. Al acercarme, tras un trote de unos minutos, descubro que proviene de una pequeña hoguera en la playa. Parece que hay alguien tumbado frente a ella, pero sólo percibo el contorno de su figura, de una complexión suave, dibujado frente al fuego.

Algo más tranquilo, apago la linterna y bajo las escaleras. Según me acerco voy recibiendo la agradable sensación de calor que desprende el fuego, lo que, junto a mi breve carrera, consigue por fin que se me empiece a ir la sensación de frío.

- ¿Hola?

- … – no obtengo respuesta.

Parece una mujer… en pijama… A medida que me acerco me convenzo más de que debe estar durmiendo al calor de la hoguera. A estas alturas ya nada me sorprende…

De cerca descubro que se trata de Sarah. El pijama, con infantiles dibujos de osos que le dan un toque gracioso, no parece especialmente cálido. No se por qué salió de casa sin avisarme, con tanta prisa como para no vestirse, ni tampoco se si sabe qué ha pasado.

Me siento a unos metros de ella, para tranquilizarme y aclararme un poco mientras entro en calor. Debe estar profundamente dormida, no puedo evitar darme cuenta de que tiene el pijama ligeramente subido, mostrando la parte inferior de su abdomen, hasta el ombligo, y de los dos botones que cierran el cuello, uno está suelto, dejando ver algo de escote.

Lo que me faltaba… yo en una situación como esta y me pongo a pensar en estas cosas… Bueno, finalmente decido seguir descansando un rato al fuego, antes de despertarla para preguntarle si sabe algo. De todas formas, me quito la sudadera y la tapo con ella… no se bien si por ella o por mí.

Según pasan los minutos el fuego empieza a perder fuerza, cada vez más rápidamente. Por suerte parece que el cielo se empieza a despejar, entre las nubes asoma cada cierto tiempo una media luna.

Me levanto para despertar a Sarah, el fuego ya apenas tiene fuerza. De hecho el calor y el brillo de las brasas es lo que queda, apenas haciendo ruido ya.

Tras dar un paso hacia ella, escucho un murmullo extraño viniendo del mar. Me giro y compruebo que el nivel del mar, extrañamente calmado, empieza a subir lenta pero constantemente.

7 comentarios:

f87 dijo...

NO! TSUNAMI!!
Oye tio, qué "·$%"·$% es eso de "- ... - no recibo respuesta-" o algo así? Otra cosa, igual deberías de acortar algunos trozos (no para esta parte pq ya está publicada). Me refiero a que sabiendo que el final del otro capi acababa con "te espero al otro lado de la playa". Este podía empezar con "cuando llegué, encontré a Sarah noseq" pq así te ahorras un buen cacho de camino que no dice nada. (Esto es una crítica constructiva, no te la tomes a mal eh)

DacrioS.PSombra dijo...

Bueno, tampoco tenía por qué acertar el lugar a la primera, ¿no?

DacrioS.PSombra dijo...

Realmente es que así también se hace largo el camino al lector. Aunque no te guste, es como lo quiero.

A ver si en menos de una semana publico algo más.

Garkas dijo...

Pues a mi me gusta. Igual en un libro no se como quedaría, pero aquí, así con una historia a cachos no se hace pesado esos trozos con texto de "relleno". Crea una atmósfera inquietante, así todo oscuro, sin saber a donde va y sin repalojera idea de lo que pasa. No me digas que es un Tsunami por que antes el mar tendría que bajar!
Claro que a estas alturas que tiene lógica no?

DacrioS.PSombra dijo...

A ver si ahora, en febrero, continúo escribiendo.

Gracias por el comentario.

Anna dijo...

Oye me gusta =) Muy buen trabajo enserio ^^ Te sigoo! Visita mi blog, Ciao!

http://espejismosdelalma-relatos.blogspot.com/

DacrioS.PSombra dijo...

Gracias, lo tengo abandonado desde hace bastante. A ver si un día lo continúo.

Echaré un ojo a tu blog.